header convenio divorcio regulador -

CONVENIO REGULADOR

 

Cuando una pareja casada decide poner fin a su relación y disolver el matrimonio, es necesario determinar un conjunto de medidas que regulen los efectos del divorcio en vía judicial. Dichas medidas se especifican en el convenio regulador.

Si el divorcio se lleva a cabo de mutuo acuerdo, este documento se acompaña de la demanda de divorcio. En él se reflejan todas las medidas que las partes han acordado de forma amistosa. Si el entendimiento no es posible, se inicia un divorcio contencioso, en el que las medidas del convenio regulador son establecidas por el Juez.

Finalizar una relación de pareja no es en absoluto sencillo. Supone un hecho doloroso, sobre todo si hay hijos en común. En este caso, lo más recomendable es que ambas partes se pongan de acuerdo sobre quién recaerá su custodia. Este tipo de aspectos deben quedar reflejados en el convenio regulador. Antes de contratar un abogado para este proceso, es esencial conocer algunos aspectos fundamentales, sobre qué es, qué puntos se deben incluir, si se necesita o no la aprobación de un Juez, si es posible modificar el documento en el futuro, etc.

¿QUÉ ES ESTE ACUERDO REGULADOR?

El convenio regulador es un documento que pactan ambas partes en un proceso de divorcio de mutuo acuerdo, en el que se recogen una serie de medidas tanto personales como patrimoniales. Actualmente, es obligatoria su presentación en el Juzgado junto con la demanda de divorcio, siempre y cuando se trate de un divorcio de mutuo acuerdo entre las partes. Dicho documento tiene que ser aprobado por el Juez mediante sentencia, quien determina si alguna de las cláusulas resulta gravemente perjudicial para una de las partes, o para los menores en caso de que los haya. De ser así, es el Juez el responsable de determinar las medidas a incluir en el convenio regulador.

Si los cónyuges están de acuerdo con la disolución definitiva del matrimonio, pueden redactar el convenio sin necesidad de contar con un abogado. No obstante, a la hora de presentar la demanda y el convenio regulador en el Juzgado, si es obligatorio contar con un letrado y un procurador. En el divorcio de mutuo acuerdo, ambas partes comparten el mismo abogado y procurador, lo que reduce de forma notable los costes del procedimiento.

No obstante, hay ocasiones en las que un miembro de la pareja solicita el divorcio sin el consentimiento del otro, iniciando así lo que se conoce como divorcio contencioso. En este caso, el cónyuge que inicia el trámite presenta una demanda de divorcio contencioso y un convenio regulador. Así, la otra parte puede aceptar dicho convenio, o proponer uno diferente. Si no se llega a un entendimiento, es el Juez el encargado de determinar las medidas a incluir en el convenio regulador de divorcio contencioso.

Sobre cuánto dura un proceso de divorcio, hay numerosas variables que incluyen. En primer lugar, el tipo de divorcio de que se trata. Si es de mutuo acuerdo, no más de unos pocos meses. En cambio, si es un procedimiento contencioso, puede alargarse en el tiempo. En segundo lugar, si hay hijos menores fruto del matrimonio. Y, en tercer lugar, la complejidad de la liquidación de la sociedad económica.

¿QUÉ CONTIENE ESTE TRATADO?

El convenio regulador, tanto en un divorcio de mutuo acuerdo como contencioso, debe contener una serie de aspectos fundamentales tal y como se indica a continuación:

Custodia y guarda de los hijos

Si hay hijos menores, pueden darse dos tipos de custodia sobre ellos. Por un lado, la custodia compartida, en la que permanecen el mismo tiempo con ambos progenitores. Y, por otro lado, la custodia en exclusiva, en la que la guarda de los menores recae únicamente sobre uno de los progenitores.

RÉGIMEN DE VISITAS

En caso de custodia en exclusiva, en el convenio regulador hay que establecer el régimen tanto de visitas como de comunicación de los hijos con el progenitor que no tenga su custodia.

VIVIENDA FAMILIAR

Por supuesto, es necesario decidir el uso de la vivienda familiar, así como de todos los bienes fruto del matrimonio.

Contribución

Otro de los aspectos más importantes es la contribución a las cargas del matrimonio, estableciendo una pensión de alimentos para los hijos en caso de que sea necesario.

RÉGIMEN ECONÓMICO FAMILIAR

Si el matrimonio está casado en régimen de gananciales, es necesario liquidar todos los bienes, tanto muebles como inmuebles.

PENSIÓN COMPLEMENTARIA

En aquellos casos en los que uno de los cónyuges queda gravemente perjudicado a nivel económico por el divorcio, la otra parte debe compensar dicha pérdida.

La guarda y custodia de los hijos no se da cuando estos son mayores de edad. Aún así, los progenitores deben indicar al Juez si los hijos dependen económicamente de sus padres, así como con quién de ellos vivirá después de la aprobación de la sentencia firme de divorcio.

Es importante destacar que, a pesar de que ambas partes lleguen a un acuerdo de forma privada, si el Juez no aprueba el convenio regulador, no tiene ninguna validez legal. Es importante que no perjudique gravemente los derechos de uno de los cónyuges, así como de los hijos. En caso de que alguna de las medidas incluida perjudique de algún modo a los hijos menores de edad o incapacitados judicialmente, el Juez lo notifica al Ministerio Fiscal, responsable de supervisar y proteger sus derechos.

¿CUÁNDO SE UTILIZA Y CUÁNDO ES OBLIGATORIO?

El convenio regulador de divorcio es un documento legal en el que se determinan los diferentes acuerdos a los que han llegado los cónyuges una vez han decidido disolver su matrimonio. Es obligatorio, tanto si es un divorcio de mutuo acuerdo como contencioso.

Este documento debe estar redactado por un abogado o un notario. En este último caso, solo puede darse cuando no hay hijos menores fruto del matrimonio. Por norma general, un abogado matrimonialista siempre va a tratar de alcanzar el mejor acuerdo para los cónyuges ya que la tramitación de mutuo acuerdo resulta más rápida y barata que la contenciosa.

¿NECESITA APROBACIÓN DE UN JUEZ?

Efectivamente, para que el acuerdo regulador surta efecto, es necesaria la aprobación por parte del Juez. Dicha aprobación se lleva a cabo en la gran mayoría de los casos, excepto si considera que las medidas adoptadas son dañosas para los hijos o una de las partes. En este caso, el Juez puede denegar el documento, de modo que ambas partes tienen unos días para presentar una nueva propuesta.

Si el Juez deniega la segunda propuesta, ya no hay oportunidad de modificación alguna. A partir de ese momento, el Juez es el responsable de incluir en el convenio regulador las medidas que considere más oportunas, tanto para los hijos como para los cónyuges.

El documento produce efectos desde el momento en que es aprobado judicialmente. A partir de ahí, ambas partes deben cumplir de forma obligatoria con las medidas acordadas. Tan solo el Ministerio Fiscal puede recurrir el convenio regulador en favor de los intereses de los hijos menores o judicialmente incapacitados.

banner convenio regulador 2 -

¿SE PUEDE MODIFICAR?

Una de las preguntas más frecuentes sobre el convenio regulador es si se puede modificar o no una vez aprobado por el Juez. La respuesta es sí, siempre y cuando lo solicite una de las partes, o ambas de mutuo acuerdo. Del mismo modo, se puede sustituir por un nuevo convenio regulador cuando sucedan alguna de las siguiente situaciones: reconciliación de los ex-cónyuges, fallecimiento de una de las partes, o resolución judicial. Si uno de los miembros incumple alguna de las normas establecidas en el documento, el otro puede iniciar el procedimiento de ejecución, que obliga al cumplimiento en el Juzgado.

CONSECUENCIAS DE NO TENER UNO

Actualmente, el convenio regulador es un documento obligatorio en un divorcio, tanto de mutuo acuerdo como contencioso. Mientras que en el primer caso son ambos cónyuges quienes determinan las medidas a adoptar, en el segundo caso generalmente es el Juez quien las concreta.

Consecuencias de no cumplirlo

En caso de incumplir el convenio regulador, lo mejor es hablar en primer lugar con la parte que no está cumpliendo con las medidas adoptadas y conocer cuáles son los motivos que han llevado a esta situación. Si hay hijos menores, es importante que sufran lo menos posible, por lo que los progenitores deben sentarse a hablar con ellos, de forma que entiendan que nada de lo que está sucediendo es culpa suya.

En caso de que el incumpliento de alguna de las medidas se dé de forma constante, la parte afectada debe poner en conocimiento del Juzgado esta situación. Además, en función del número de veces que se haya incumplido, es posible solicitar una modificación de la medida o, en los casos más graves, solicitar que el otro cónyuge tenga una suspensión total del derecho que le ha sido otorgado.

¿CUÁNTO TARDA Y CUÁNTO CUESTA?

El precio promedio del convenio regular, en el que se incluye su redacción y posterior registro en el Juzgado, es de 600 euros a nivel nacional. El rango oscila entre 400 y 1000 euros. Hay varios factores que influyen en el hecho de que su precio sea mayor o menor.

  •  Número de hijos: el proceso es más o menos costoso en función de la complejidad del mismo, en lo que influye el número de hijos. No tiene nada que ver regular la custodia y/o pensión alimenticia de un hijo que de cuatro.
  •  Vivienda familiar: otro de los aspectos que influye en el precio es el hecho de que el letrado tenga que mediar la determinar el uso de la vivienda familiar. En algunos casos los cónyuges llegan a un acuerdo beneficioso para los hijos, que determina que son los progenitores quienes cambian cada cierto tiempo de domicilio, de modo que los hijos no se ven obligados a rotar de vivienda.
  •  Comunidad Autónoma: y, por último, el precio del convenio regulador varía de forma notable entre las distintas comunidades autónomas.

Una vez determinado el documento por ambas partes, debe ser registrado en el Juzgado, junto con la demanda de divorcio. Por lo general, el plazo ronda los dos meses. Claro que también influye la celeridad del Juzgado del municipio en el que se va a hacer efectiva la ruptura, que por norma general es el lugar en el que se encuentra el domicilio familiar.

Ahora ya conoces de forma detallada todos los aspectos relativos al convenio regulador. Tal y como se ha reflejado, para que todo resulte más sencillo y menos doloroso, es importante que ambos cónyuges lleguen a un acuerdo.
En un divorcio de mutuo acuerdo, ambos cónyuges comparten abogado y procurador, lo que reduce de forma notable el coste del proceso. Si estás interesado en obtener información, puedes completar el siguiente formulario para contactar con Legálitas. Un letrado matrimonialista se pondrá en contacto contigo para asesorarte con total transparencia confianza y profesionalidad a fin de que puedas arreglar tu situación de la manera más conveniente posible.

banner tramites papeles 2 -

¿CUÁLES SON LOS PAPELES NECESARIOS?

El convenio regulador es un acuerdo al que llegan ambos cónyuges en el divorcio express. Debe contener una serie de aspectos fundamentales:

  • El convenio regulador es un documento legal firmado por ambas partes que debe contener una serie de aspectos.
  • Hijos: si los cónyuges tienen hijos, en el convenio regulador se determinan algunos principios básicos como el ejercicio de la patria potestad, y el régimen de visitas, estancia y comunicación.
  • Vivienda: por supuesto, es esencial determinar el uso y atribución tanto de la vivienda en sí, como de los enseres que hay en su interior.
  • Cargas económicas: otro de los aspectos que se reflejan en el convenio regulador son las cargas económicas del matrimonio.
  • Bienes gananciales: si procede, también se incluye la liquidación de bienes gananciales del matrimonio.

Una vez ambos cónyuges firman el convenio, hay que presentar el documento junto con la demanda de divorcio, y los documentos anteriormente mencionados, en el juzgado de familia. El juez es el encargado de su estudio, analizando si cumple todos los requisitos legales. Si todos los trámites se han realizado conforme a la legalidad, aprueba el divorcio dictando sentencia, de modo que todas las medidas quedan ratificadas de manera definitiva.

En caso de que haya hijos menores de edad, el juez también necesita el informe previo del Ministerio Fiscal, responsable de velar por sus intereses y protección. El acuerdo de los cónyuges es aprobado por el juez si este determina que es perjudicial para uno de los miembros, o que resulta desfavorable para los hijos.

5/5 (1 Review)